20080809

En plena crisis por la carne de chancho, operario de Agrosuper cuenta como alimentan a los animales:

“LA HARINA DE VÍSCERAS DE CHANCHO SE LE DA A LOS POLLOS Y LA DE VÍSCERAS DE POLLO SE LE DA A LOS CHANCHOS"



Agrosuper es la principal faenadota de cerdo y pollo en Chile. Uno de sus operarios revela qué comen los animales que compramos en los supermercados y como se mezclan vísceras, plumas y aceites. La semana pasada, el rumor era que los cerdos contaminados con dioxinas eran alimentados con desechos de papas fritas. Hoy, las autoridades sanitarias sospechan que el principal componente de su dieta eran restos de otros cerdos faenados. En Agrosuper juran de guata que sus chanchos están limpios.

Por Jorge Rojas G.



¿Qué hace usted en Agrosuper?

Trabajo en un lugar que se denomina el “digestor”. Recién estábamos descargando camiones con sangre de vísceras.

¿Qué es el digestor?

El digestor es una planta de harina que recibe todos los restos de aves y cerdos faenados. Acá se produce harina con los interiores de los pollos y los chanchos: la pana y el contre.

¿Cuántas vísceras reciben al día?
Más de 200 mil kilos; y al mes se producen como tres millones de kilos de harina.

¿Qué cosas les llegan?
De los chanchos nos llega la cabeza, los interiores, los ojos, las orejas, el cerebro y todo lo que no se come o no se logra vender. Pero a la larga todo se vende, porque de estos productos se hace harina de vísceras de cerdo, de vísceras de ave y de pluma de pollos.

¿Cómo es el proceso?
A los restos se les hace un tratamiento que lleva antioxidantes como el Rendox, de acuerdo a las normas sanitarias, para matar las bacterias. Acá llega el camión cargado y lo echa en una tolva. Esa carga pasa a un cocedor, que es un silo con unos discos donde se revuelve todo y se cuece a alta temperatura. Ahí se deja como un cuarto de hora o diez minutos y pasa por una licuadora donde se separa lo sólido de lo líquido. Lo líquido es el aceite y lo sólido sale en una línea hasta llegar a unas prensas, donde el producto queda igual que un charqui. Después se muele en unos roscos y se mete en unos silos.

¿Cuál es el producto final?
Una harina de vísceras.

¿Qué pasa con el aceite?

Con la grasa de los pollos y los chanchos se hace un aceite que se apila en estanques de cien mil litros. Hay uno de ave y otro de cerdo. Ese aceite se lleva a la fábrica para alimentar a los chanchos, los pollos y los salmones. Los huesos también llegan acá y sirven de harinilla.

¿Con esa harina se alimentan los chanchos?
Obvio, también. Pero no se les da directamente el producto, sino que se mezcla con cebada, maíz y harina de pescado. Con eso se hace un pellet y la harina de las vísceras de chancho se les da a los pollos y la de vísceras de pollo se le da a los chanchos, porque acá todo se ocupa. Es como un producto retornable. Cualquier empresa que tenga criadero de cerdo o de aves fabrica las harinas con los restos de animales.

¿La harina de plumas también la usan?
Claro, de eso también se hace harina.

¿Se pueden mezclar?
No, no se pueden mezclar todas las harinas, porque a la larga se sabría que se hacen mezclas y eso puede provocar un trastorno a los seres humanos; a nosotros mismos.

Entonces la harina de plumas no lleva interiores.
No, pero lleva sangre de pollo o de cerdo.

¿La harina que ustedes fabrican no tiene problemas con las dioxinas?
No, acá no. Se han hecho estudios y eso no nos afecta. No tenemos problemas con los chanchos contaminados y nos dieron la orden de que nos preocupáramos de que no se fueran guantes y plásticos en las cargas.

¿Les llegan chanchos muertos sin faenar?
No, eso se lleva a una empresa en San Francisco, donde se fabrica comida para perros y gatos. Todos los chanchos y pollos que mueren en los pabellones donde se crían se mandan a esa planta.