20080509

¡En Chile sí se castiga a los consumidores de marihuana!


El 19 de febrero el gobierno nos sorprendió al incluir a la marihuana en la lista uno. Es decir, hoy es una droga dura que tiene la misma calidad que la cocaína, el éxtasis y la heroína. Con la nueva tipificación, los traficantes tendrán penas más altas, pero los consumidores, esos que cultivan sus plantas en sus casas, que se fumen un pito en un asado o que guardan unos pocos gramos en el bolsillo, también pueden verse perjudicados. Si bien ser sorprendido con un porro sigue siendo una falta, la pillería está en que buena parte de las condenas de microtráfico en Chile se aplican a consumidores. Y ojo: aunque el CONACE insiste en que no persigue a quienes consumen cannabis, descubrimos lo contrario. Acá, las pesadillas de tres chilenos, un artesano, un ingeniero comercial y un ex director de la Cultura y las Artes de Los Lagos, que lo han pasado pésimo:a uno le hallanaron la casa y lo detuvieron; a otro lo investiga antinarcóticos y el último renunció a una promisorio carrera por andar con 3,5 gramos de yerba. El mal rato que vivieron no se los devuelve nadie.

"ME CRUCIFICARON POR UNOS GRAMOS DE MARIHUANA"
Pablo Matamala, ex funcionario de gobierno y la cannabis en lista 1


Por Macarena Gallo

Hasta el 16 de abril, la vida de Matamala (51) iba viento en popa: era director de la Cultura y las Artes de la Región de Los Lagos en Puerto Montt, encabezaba la Orquesta Infantil y Juvenil del Centro Integral Familia Niño (Cifan), militaba en el PPD, y era un destacado gestor cultural y músico de Valdivia. Pero cuando aterrizó en el aeropuerto en Pudahuel por un viaje de trabajo del Ministerio de Cultura, un perro policial descubrió que llevaba 3,5 gramos de marihuana y tuvo que renunciar a todo. De paso, se convirtió en la primera autoridad en caer desde que el gobierno catalogó a la cannabis en lista 1 y la igualó con la cocaína. Hoy está citado a declarar a una fiscalía y pasa por el peor momento de su carrera: “No porque me hayan pillado droga soy un delincuente”.



¿Cómo lo detectaron los perros?
-No es que los perros se hayan acercado a mí, sino que yo a ellos porque me acerqué a jugar. Cuando los policías me fueron a buscar, me dijeron: “mire, señor, el perro detectó una sustancia ilícita y tenemos que revisarlo”. Ahí recién me acordé que tenía ‘un cuento’ guardado en el bolsillo, tomé conciencia y decidí entregarlo antes que me registraran. Es que uno lo menos que hace es preocuparse de si lleva o no droga. Yo no andaba perseguido. Ni siquiera me preocupó el hecho que estuviera metido en uno de los aeropuertos donde más fiscalizan la droga. Además, no fue un cigarro de marihuana, sino que sólo 3,5 gramos.
¿Se sintió presionado?
-En ningún momento, pero sí nervioso, porque me preguntaron si yo era consumidor de marihuana. Les respondí que consumía a veces, pero que no lo había había hecho en ese momento. Me pidieron que firmara un papel, donde me citaban a fiscalía, y luego mis datos personales. Cuando les comenté que tenía un cargo público, los policías pusieron cara de preocupación, porque no estaban frente a cualquier caso. Por eso me llevaron a una salita privada, para que no cachara nadie. Fue casi un trámite, al que sometieron a dos personas más que estaban en el aeropuerto y que también los pillaron con marihuana. Estuve cerca de media hora ahí y esa misma noche envié una carta a la ministra Paulina Urrutia presentando mi renuncia.
¿Por qué pensó que tenía que renunciar?
-Es que empecé a tomar conciencia de mi situación. Salí del aeropuerto, me fui a un hotel y me contacté con el jefe de gabinete de la ministra. También me comuniqué con el Ministerio del Interior. Como servidor público dejé varias cosas construidas, tengo bastante experiencia en el tema y espero que este episodio no me perjudique en lo que haga más adelante. Pero la renuncia también pasa por un tema personal y ella (la ministra Urrutia) me la aceptó en esos términos.
¿Era realmente necesario que lo hiciera?
-Sé perfectamente la situación en la que estoy con esto de que la marihuana sea considerada una droga dura. Sé a lo que me exponía, por eso es que decidí poner a mi cargo a disposición para que investigaran todo lo que quisieran investigar. Además, en febrero ya estaba dispuesto a presentar la renuncia, pero la Intendencia no me la aceptó. Echaba de menos a mi familia que estaba en Valdivia. Igual da lata que las cosas se hayan dado así. No es la mejor forma de haber dejado el cargo. Pero no me queda otra que aceptar que me equivoqué.
¿La ministra no le pidió que lo pensara mejor, pues usted era un buen profesional?
-No. Más que apoyarme, fue muy cordial conmigo porque se dio cuenta que estaba bastante acongojado. Ella me dijo que en otro momento, cuando ya no fuera ministra, nos podríamos sentar a conversar. Me hizo sentir que no era una cosa tan atroz y un pecado mortal, porque ella conoce bien el mundo del arte y sabe que estas cosas son normales.
¿No esperó otra reacción? ¿Quizás que lo comprendiera?
-No. Era obvio que con la nueva ley ella no iba a querer meterse en el asunto. Porque soy el primer caso de marihuana, desde que es considerada como droga dura. A esto se suma que yo no estaba en cargo de artista o músico, sino que como director regional de la Cultura y las Artes. Eso cambiaba absolutamente todo y me hacía ser una autoridad pública. Soy el ejemplo de cómo debe actuar la justicia. Soy el chivo expiatorio y espero que no me crucifiquen por haber andado con 3.5 gramos de marihuana en el bolsillo.
¿Piensa que cometió un pecado mortal por andar con 3,5 gramos de marihuana?
-No creo que ella lo haya tomado tan así... Pero es obvio que el gobierno quiere hacer bien sus cosas y que se cumplan las leyes. Y dentro de esas, hay una en la que cometí una falta. Por eso me aceptaron la renuncia, sin pedirme que me quedara. No es un buen ejemplo para ellos tener de director regional de cultura a un ‘volado’... Y en estos momentos en Chile es un pecado andar con marihuana o fumar pitos.

Lea el artículo completo en la edición impresa

6 comentarios:

Margarita Casanova dijo...

Los diputados y sus brillantes ideas...

Sólo les molesta que no puedan lucrar con ello.

gio dijo...

porque los señores diputados y senadores no se someten al test del pelo,apuesto que nos encontrariamos con grandes sorpresas

Alejandro Palma dijo...

los caretas del gobierno siempre con su penalización, yo soy uno de los tantos chilenos que viven en buenos aires, y el sabado recien pasado fue la fumaton por la despenalización, fue increible, mas de 1000 locos voladisimos, fumando " CAÑO ", muy tranquilos y felices, no se puede comparar con otras drogas. Además todos esos puritanos que quieren quitarnos nuestra libertad de elegir seguramente también fuman y se drogan con cosas peores.
Seguro que el poder es la droga que los tiene más cagaos.

Astro dijo...

Pienso que cualquier droga, blanda o dura, de primera o de segunda es una droga... si algunas personas la necesitan para relajarse o "pensar mejor" o ser más creativas, sería una buena idea no drogarse, si no... inspirarse pero del alma, sin la necesidad de "ayuditas"

Loxias dijo...

La palabra "droga" genera ya una confusión en quienes piensan que la marihuana debería dejar de consumirse. Naturalmente, hay fármacos, legales, que es sabido que generan dependencia y que, también es sabido, no solucionan el problema para el que están prescritos, sino que atuenden sólo a los síntomas. Pero analogar eso a la marihuana es simplemente una falacia, motivada probablemente por flojera de pensamiento o simplemente incapacidad.
Si alguien "quiere" -que no "necesita"- fumarse un pito para ser más creativo... ¿por qué prohibirlo? ¿Cuál es la justificación para creer que "no se debe" crear si no se está en ciertas circunstancias que han sido decretadas como "normales"? ¿Qué sabe tu de pensar o crear con "ayuditas"? ¿Es mejor ser poco creativo? ¿Y qué de las tantas "ayuditas" para adelgazar, para contrarrestar los síntomas de vivir en un ambiente lleno de smog, de la cara de don Miguel en los cigarros (que, por cierto, es una "ayudita" para que no se fume? ¿Por qué unas "ayuditas" se justifican y otras no?
Simplemente por un prejuicio moral, porque en nuestra sociedad se ansía juzgar de "bueno" o "malo" lo que hace el resto, y los que así piensan llevan su vida dependiendo de lo que le han dicho que es bueno o malo. La moral esla justificación de los que no se atreven a pensar.

HELVER dijo...

hola señores del clinic, con desagrado comento que yo tambien soy un consumidor de cannabis que ha sido violentado por las layes chilenas, debido a que el año pasado los señores carabineros de chile me detuvieron por portar aproximadamente 15 gramos de hojas y puntas de marihuana (menos mal la yerbita estaba en lista 2 cuando me sorprendieron), ahora me encuentro con una medida cautelar, ya que tengo un juicio oral el dia 1 de julio a las 8:30 en una de las fiscalias de la ciudad de Talca, eso si, tengo que decir que los carabineros me trataron dignamente, ya que no me ingresaron a la capacha y me tuvieron en la oficina detenido como dos horas, yo creo que igual se percataron que no era un delincuente, si no un estudiante universitario que se estaba fumando un caño para luego ir a carretear a uno de los tantos bares-antros de Talca.

Adios señores del Clinic, ojala solo tenga que pagar una multa o hacer trabajo comunitario, Abur.

HELVER ALONSO LOPEZ ABURTO, 20 AÑ0S
ESTUDIANTE DE TRABAJO SOCIAL EN 3 AÑO.