20080430

EL TONGO DEL DÍA DESPUÉS


La derecha se sigue sentando en la opinión del 80 por ciento de los chilenos. La última forma que encontró es esta: no van a entregar la píldora hasta que la Contraloría se pronuncie.... ¡Pero nadie le ha pedido la opinión a la Contraloría! Ja...ja...¿ja?

Por Carla Celis

Si usted es parte del 80 por ciento de los chilenos que está de acuerdo con que se reparta la píldora del día después, esto lo va a sorprender. Hasta hoy ninguna autoridad ha hecho nada para buscarle una solución al fallo del Tribunal Constitucional que prohibió ese anticonceptivo. Peor que eso, algunos parecen estar simplemente tratando de ganar tiempo, esperando que el tema se enfríe para no pagar costos en las elecciones municipales que se aproximan.
Un ejemplo es el alcalde de Recoleta, el UDI Gonzalo Cornejo. Consultado por The Clinic, el edil afirma que no piensa que la píldora sea abortiva, y sostiene que nunca habría recurrido al Tribunal Constitucional, como sí hicieron los diputados de su partido. Pero ahora que el daño está hecho, dice que no va a repartir nada hasta que el Ministerio de Salud le diga qué hacer.
El ministerio, ya se sabe, quedó impedido de hacer nada por el fallo del Tribunal y ha dicho que es decisión de los alcaldes repartir la píldora. Cornejo, sin embargo, rechaza esa atribución: “los municipios no somos más que administradores de los establecimientos de atención de salud. No somos ni podemos ser quienes vamos a definir las políticas públicas de salud”.



Raya para la suma, en Recoleta no se reparte, porque el alcalde espera algo que no va a llegar.
Una comedia de equivocaciones muy parecida se vive en municipios de La Reina (RN), Ñuñoa (RN), Providencia (UDI) e Independencia (RN). Sus respectivos ediles no esperan la opinión del ministerio sino de la Contraloría. Esto, porque la Asociación de Municipalidades, tras la masiva marcha del 22 de abril, anunció que había solicitado a ese organismo que se pronunciara sobre la legalidad de entregar este anticonceptivo.
De ese modo, en estos días en que la gente empieza a ver por quién votar en las próximas elecciones municipales, los mencionados alcaldes pueden decir a la prensa que no es que se opongan a la píldora como sus correligionarios, sino que están esperando el dictamen de la Contraloría.
Lo gracioso es que en la Contraloría no han recibido ninguna petición de pronunciamiento. Leyó bien: nadie le ha pedido que se pronuncie. Lo único que hubo fue un anuncio ante las cámaras de televisión: un espectáculo al estilo Curepto. Y hoy los alcaldes de derecha se excusan de no repartir la píldora porque esperan un dicatamen que nadie ha solicitado. Así lo revela Rabindranath Quinteros (PS), alcalde Puerto Montt y presidente de la Asociación de Municipalidades.
“Nosotros “estamos haciendo” la consulta a la Contraloría, para asegurarnos más”- dice.
-¿Cómo es eso de que “estamos haciendo”? Se supone que ustedes ya la hicieron hace una semana... Por eso todos los alcaldes dicen que están esperando un dictamen de la Contraloría.
-Eee... no, lo que pasa es que los abogados están preparando la petición.
¿Esto es un chiste?
-No, por supuesto que no. Mira, la firme es que no hemos tenido tiempo. Lo que pasa es que ayer estuvimos en el Congreso todo el día por el famoso artículo 121, pero quedamos de acuerdo con los abogados de que de aquí al viernes vamos a presentar sí o sí la petición oficial. Me comprometo.
Un dato divertido: El artículo 121, que tanto ocupa a los alcaldes, es una reforma que entrega 140 mil millones de pesos a los ediles.
Otro dato divertido: En la Florida el alcalde UDI Pablo Zalaquett no espera ni que se pronuncie el Ministerio ni la Contraloría. Él, afirman, tiene a sus propios abogados evaluando el tema. No tiene fecha para tomar su decisión. Pero sí ya avanzaron en algo: Su municipalidad va a repartir viagra gratis para los menores de 65 años. En eso no ven problema.

2 comentarios:

Ana María dijo...

El tema de la píldora es un chiste, así como la salud del pueblo les parece a estos señores(as)ediles, que en tiempo de campaña ponen el grito en el cielo por la falta de un cuanto hay, que se pueda pedir o reclamar para caer en gracia a los electores, yo digo: los alcaldes deberían elegirse por un solo periodo, de forma que trabajen hasta el último dia cumpliendo con sus labores, preocuparse así de lo que realmente necesita la gente, una municipalidad ágil, capaz de tomar las decisiones que necesite y que estime convenientes en tiempos determinados y que vele por entregar un buen servicio y proteger a la comunidad, que permita entregar información ágil y certera, además integrada a la comunidad, cercana entendiendo cada problema y dando la mejor solución posible.
como administradores del sistema público de salud les compete completamente el tema de la píldora, hasta cuando se hacen los de las chacras sacando el poto a la jeringa, bueno no me queda más que decir que con esa actitud podemos darnos cuenta como sería un gobierno de derecha, un gobierno pacato incapaz de tomar una decisión sin consultar a la iglesia católica lo que piensa y no hacer enojar al papa, o sea, cloteamos con las pildoras, los dispositivos, condones hasta con el ligue de trompas para las madres con muchos hijos o que peligren sus vidas con otro embarazo.
cloteamos con el dialogo abierto sobre sexualidad para que las cabras chicas no queden esperando un hijo perdiendo vivir en plenitud su adolesencia, clotea el movimiento gay, todo esto es un chiste! lo que estan haciendo y continuarán haciendo con nuestro pais es un crimen, asi logran tener a una población sumida en la ignorancia y ganar votos que al fin y al cabo no valen nada, si al primer momento vulneran el derecho a elegir, a decidir...a vivir.

Neblina dijo...

Chile es el unico lugar donde pasan cosas tan impensadas.

Si, me sorprende.